Archivo del Autor: antonioaagg

Derecho de autor en la Era digital

Hoy con el avance de la tecnología podemos acceder a una multitud de servicios, medios de entretención y de cultura.

Entre ellos podemos mencionar a los sitios de música, de descarga de juegos, etc. La web también ha visto el surgimiento de bibliotecas digitales, las cuales ponen a disposición de un público lector una variedad de servicios, desde aquellos que ayudan a la localización e identificación de obras editadas, hasta aquellos que facilitan la entrega o descargas de obras, ya sea de una parte de ellas o hasta en forma integral, como por ejemplo Google Library[1].

Sin embargo, todo ello ha formado una gran controversia, que principalmente gira entorno al tema de los derechos de autor y su protección.

Si, el avance de la tecnología digital y de las telecomunicaciones ha cambiado ampliamente el escenario de la divulgación, producción y venta de diferentes obras. La digitalización de diferentes tipos de obras permite no tan sólo su almacenamiento sino que además su rápida transmisión a terceros por medio de este entorno, sin contar además con la transformación y o modificación de dichas obras.[2]

Por lo tanto Internet se ha transformado en la red de redes, que permite que las obras de los autores vayan de un lugar a otro sin límites de fronteras.

Pero para entender mejor esta problemática debemos plantearnos qué es lo que entendemos por derecho de autor. Al respecto podemos señalar que el derecho de autor es el conjunto de normas jurídicas  que protegen a los autores y a sus obras, sean estas artísticas literarias, musicales, científicas, etc. Y esto corresponde aún cuando la obra esté publicada o no.

Aunque en la antigüedad ya había algunas concepciones de derecho de autor, es, a partir del nacimiento de la imprenta a mediados del siglo XVI y con la producción en serie de diferentes obras, que surge la necesidad de normalizar y proteger a los autores y sus obras.

Posteriormente, en el siglo XVIII cuando los libreros ingleses argumentaban un derecho a perpetuidad sobre las copias de obras entregadas por los respectivos autores. Dicho derecho a copia se normalizaba en la figura de copyright. Estos principios serían tomados posteriormente por Estados Unidos, donde, en principio sólo comprendía cartas de navegación, mapas, y libros, posteriormente, en el siglo XX, copyright cubriría obras arquitectónicas y musicales.derecho de autor

En la legislación española se comienzan a usar determinados símbolos para identificar la protección al derecho de autor,  tales como ℗   para las obras sonoras (en inglés) o © que hace referencia a obras dramáticas, literarias y audiovisuales: tales como pinturas, dibujos, etc.

El derecho de autor nace desde que la obra es creada. Mientras que los autores de una obra colectiva son co-autores, a menos que, mediante un acuerdo se diga algo diferente.

Hoy, dentro de la tradición jurídica podemos distinguir los diferentes tipos de derecho de autor; entre ellos:

  • Derechos patrimoniales, están referidos a la reproducción de la obra, la comunicación pública y el derecho de distribución, entre otros.
  • Derechos morales, es el derecho paternal sobre una obra, oponerse a cualquier deformación, mutilación o cualquier modificación de la misma, y el derecho a la divulgación, entre otras.
  • Derechos conexos.
  • Derechos de reproducción.
  • Derecho de comunicación pública, esta es entendida como la puesta a disposición del público de obras sin previa distribución de ejemplares.
  • Derechos de traducción[3]

El posterior surgimiento de los programas de computación y bases de datos, también ha provocado un complemento a las legislaciones nacionales e internacionales. De esto se ha hecho cargo la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, la cual promulga normas jurídicas para proteger las obras de los autores en materia digital.

Algunas alternativas: Copyleft

El término nace como un juego de palabras que, como copyright da el derecho a copia, Copyleft , donde left es el pretérito de dejar o permitir, siendo una propuesta para ejercer libremente el derecho de autor, es decir, permitir la libre distribución de copias y versiones de una determinada obra, sólo exigiendo que los mismos derechos sean preservados en las versiones modificadas. Su efectividad, evidentemente dependerá de cada país, sin embargo está siendo aplicado principalmente a determinados programas informáticos o software libre. Se considera que una licencia es copyleft cuando además de otorgar permisos de uso, copia, modificación y redistribución de la obra, contiene una cláusula que dispone una licencia similar o compatible a las copias y a las obras derivadas[4]

Creative Commons (en español podría traducirse como Bienes Comunes Creativos) es una organización sin fines de lucro nacida en Estados Unidos el año 2001, y permite usar y compartir creaciones, como también el conocimiento por medio de una serie de factores e instrumentos legales y jurídicos de carácter gratuito.

Las licencias de Creative Commons (Licencias CC) otorgan al autor de una obra una forma simple y estandarizada de otorgar permiso al público en general de compartir y usar su obra creada bajo las condiciones de su elección. Así permite al autor, con las licencias CC, cambiar fácilmente los términos de todos los “derechos reservados” a “algunos derechos reservados”. Por lo tanto, no reemplaza a los derechos de autor, si no que se apoya en ellos para poder modificarlos.

En Chile, el tema del derecho de autor está enmarcado dentro de la normativa legal y de los diferentes tratados internacionales con respecto al tema, donde, si bien no es obligatorio inscribir una obra en el Departamento de Propiedad Intelectual, ésta inscripción entrega la presunción dada en un registro como una prueba importante para determinar la originalidad del trabajo.

Así el uso y creación de obras ajenas queda, salvo excepciones, condicionada señalando que “Nadie podrá utilizar públicamente una obra del dominio privado sin haber obtenido la autorización expresa del titular del derecho de autor.” [5]

Prensa escrita ¿Hacia donde vamos?

Evolución e importancia de la prensa escrita ¿hacia dónde vamos?

Hoy, para muchos de nosotros que contamos con la posibilidad de conectarnos a Internet, nos parece muy común y natural el poder revisar la prensa a través de esta plataforma, la cual nos entrega, además, un sin número de posibilidades en materia de información, desde poder revisar las noticias locales de nuestra comuna hasta enterarnos de los acontecimientos que suceden en sectores geográficos tan lejanos del nuestro como lo son el mundo asiático o africano…

Para llevar a cabo esta tarea, ya ni siquiera nuestras propias limitantes personales y culturales, como los es el manejo de idiomas extranjeros, nos son una barrera para revisar prensa extranjera, pues Internet y sus traductores son una buena alternativa para esta baya que en el pasado era, para muchos, insalvable.

Esto, por muy natural que nos parezca no fue siempre así. Si, fue hace muy poco, quizás tan sólo unas décadas atrás, que la forma de informarse, y en particular, bajo los medios de prensa escritos, eran la única forma de acceder a este tipo de información.

Pero el desarrollo y evolución de la prensa escrita a través de los últimos años tienen varias aristas que conviene conocer si queremos tener consciencia sobre el valor de ésta en nuestra vida diaria.

Nacimiento de la prensa escrita

La invención de la imprenta por el alemán Juan Gutenberg a mediados del siglo XV, marca una fecha trascendental en la historia de la humanidad y los medios de comunicación e información. En efecto, gracias a ella y a los progresos técnicos que de allí se sucedieron a través de los siglos marcan, sin duda el avance y logros que se concretarían más adelante en materia de comunicación. Desde el primer momento la imprenta alcanza una importancia considerable en la vida de los pueblos, facilitando la rápida difusión de las ideas y de la cultura,  pues es gracias a ella que la palabra escrita logra tomar una mayor relevancia en términos no sólo de producción si no de alcance y desarrollo en diferentes latitudes y sociedades.

Es, también, gracias a la imprenta que el desarrollo de diarios y periódicos comienza a manifestar sus primeras características propias de producción y alcance. Si bien los primeros diarios nacerían en Europa, su rápida absorción por parte de las diferentes sociedades no tuvo mayores adversidades.

La imprenta nacida en Alemania pasa a Italia y, en seguida, a los demás países de Europa. Desde allí se traslada a las diversas colonias de América donde pronto se aclimata y rinde óptimos frutos[1]

Bajo un contexto emancipador de gobiernos autoritarios, y con el desarrollo del liberalismo la prensa comienza a jugar un rol clave para la difusión de los ideales más democráticos, siendo sus objetivos la búsqueda del desarrollo del ser humano y el proceso del reconocimiento de la libertad de expresión. Será una prensa que combatirá y tendrá como estandarte los valores de la ilustración.

Sin embargo, uno de los impulsos más fuertes para el desarrollo de la prensa escrita estaría dado por el progreso de la alfabetización de gran parte de la sociedad. En efecto, es bajo esta realidad donde surgirían diferentes nichos de lectores que demandan información de acuerdo a sus propios intereses y beneficios.

Así nacerían, por ejemplo, diferentes medios como la prensa obrera, que propugnaba por los derechos de los trabajadores, o la prensa deportiva, las especializadas en moda, etc.

Sería en las últimas décadas del siglo XIX donde la prensa tendría una explosión en términos de tirajes y amplitud,  es la denominada prensa de masas dónde adquieren importancia la búsqueda de la noticia objetiva, el desarrollo de la publicidad, el desarrollo de profesionales como el reportero, etc. Y con ello, dando origen a las grandes empresas periodísticas.

El surgimiento de la prensa digital

Ya en el siglo XX, la masificación de Internet como un elemento importante de nuestra sociedad, que cubre buena parte  de nuestras actividades como lo es el laboral, la entretención y las comunicaciones ha creado un escenario en que los medios de comunicación, en particular los medios de prensa escritos se han incorporado con total libertad, y además jugando un rol trascendental en términos de información. Lectores

En este sentido ha sido importante la incorporación de los medios de prensa a la web, a tal punto que en su gran mayoría de los periódicos de papel cuenta con su web propia, aprovechando las varias ventajas que entrega este medio para su desarrollo en el siglo XXI. Sin embargo, esta situación no está alejada de penurias y contrariedades para los medios de prensa escritos, pues han debido hacer frente a numerosos retos y nuevos competidores con potentes argumentos, pues el sólo hecho de contar con una versión web no ha sido sinónimo de éxito.

Los periódicos han debido adaptarse en la rápida ascensión de la plataforma digital. En este sentido a jugado un rol importante la adaptabilidad a las nuevas tecnologías y así como las diferentes estrategias que ha utilizado estos medios para contar con una masa de lectores fieles. Si en un comienzo, con la llegada de la web, significó que las grandes empresas periodísticas debieran buscar nuevas estrategias de financiamiento para poder sobrevivir (por ejemplo, suscripciones electrónicas para ver el contenido de su web, hasta la entrega de información gratuita para sus lectores obteniendo recursos bajo la modalidad de los avisos publicitarios, sin desconocer los sistemas mixtos de financiamiento) han hecho hoy que muchas de las empresas se conviertan en grandes protagonista.

 

Hacia dónde vamos.

Como nos señalan algunos estudiosos del tema “En este nuevo entorno, el éxito de la prensa digital  dependerá en gran medida de tres factores:

  1. De su capacidad para crear sitios web que permitan la interacción tanto de los usuarios con los contenidos, como de los usuarios entre sí.
  2. Del conocimiento y uso adecuado de los servicios de los servicios y herramientas que pone a disposición de los medios la Web 2.0, que les `permiten llevar la noticia hasta sus potenciales usuarios, con el cambio que esto supone en proceso de comunicación.
  3. De la habilidad de los medios de comunicación para adaptar sus contenidos a nuevos formatos y canalizarlo a través de plataformas sociales, lo que les permitirán una mayor difusión de sus noticias y la captación de nuevos usuarios[2].

La prensa escrita.jpg

De acuerdo entonces a lo que hemos revisado, ¿significa que estamos en presencia de la consolidación de la prensa escrita en la web? ¿Es acaso el fin de los medios escritos en papel?

El presente será el de la interconectividad y el de la muerte de aquellos medios que fueron protagonistas de la centuria pasada. Y los que no mueran, experimentarán un cambio tan radical que será desconocido hasta para quienes estuvieran acostumbrados a usarlos a diario [3]  En efecto, creemos que la realidad no es tan obvia como nos puede parecer en algún minuto. Si en algún momento de la historia, con el nacimiento de la fotografía se vaticino el fin de la pintura, … hoy  sabemos que eso no ha ocurrido, muy por el contrario, ésta, la pintura, ha tomado su lógica de vida y personalidad, entregándonos una realidad propia, estimable y valorable en su dimensión específica[4].

Lo mismo podría estar sucediendo con los medios de prensa de papel, donde vemos su constante esfuerzo por adaptarse, e incorporar facetas que la hagan propia, única y exclusiva, tratando de tomar las ventajas que su naturaleza le proporciona, por ejemplo hacia los segmentos que aún no están acostumbrados a la conectividad o bien aquellos lectores que se pierden en un mar de informaciones que difícilmente logran manejar. Será en un futuro no muy lejano en que podremos evaluar si el avance de la tecnología logra imponer la prensa digital en desmedro de la de papel; si se complementan de forma armoniosa; o bien hace que cada una siga su propio camino.


[1] -“Historia del Periodismo chileno” De Alfonso Valdebenito, Santiago 1956, pág. 10.

[2]Ruth Rodríguez y Rafael Pedraza :”Prensa Digital y web 2.0″

[3] -En “El uso del idioma español, su presencia en los medios y las redes sociales” de Juan Carlos Marcos Recio. Página 75.

[4] -“Historia de la Prensa Escrita” en Wikipedia.

Bibliografía:

  • La Sociedad de la Información en América Latina y el Caribe: Desarrollo de las tecnologías y tecnologías para el desarrollo” Wilson Peres y Martín Hilbert editores. Libros de la CEPAL. Santiago de Chile, Febrero de 2009. 390pp.
  • “Los caminos hacia una sociedad de la información en América Latina y el Caribe” Preparado por Jorge Katz, y Martín Hilbert. Libros de la Cepal, 2003. 130 pp.
  • Biblioteca Nacional de Chile” Por Gonzalo Catalán y Bernardo Jorquera. Dirección de Bibliotecas Archivos y Museos. 30 pp.
  • Prensa y Periodismo en Chile”, de Raúl Silva Castro. Ediciones de la Universidad de Chile, 1958. 415 pp.
  • Historia del Periodismo chileno” De Alfonso Valdebenito, Santiago 1956. 320 pp.